El genial actor habló con diario Perfil de su éxito en Mar del Plata con “Más respeto que soy tu madre”, y de los planes de pantalla para este 2012. ¿Susana o Tinelli?

“Con esta obra recaudamos fortunas, metimos 700 mil espectadores, que es impresionante, y hemos hecho 700 funciones. Entonces, ¿qué competencia me voy a poner? Nosotros vamos primeros acá, y el sábado hacemos dos funciones. No puedo ignorar que lo vengo haciendo hace cuatro años”, dice sobre su éxito teatral.

—¿Qué pensás de que Flavio va primero en Carlos Paz?
—Si va primero, va primero, no importa lo que me parezca a mí. Le va muy bien.

—¿Estás enojado con la prensa? Siempre te han tratado bien, pero tu mirada nunca fue buena.
—No, ¿sabés por qué? Porque todos los programas de chimentos están en canales donde los dueños son multimillonarios, ganan fortunas, se dedican a la política y viven de los 5 puntos que hace Rial. Entonces, si soy un sorete y me dicen toda la tarde que soy un sorete, eso es plata para el canal. No estamos hablando de periodismo, sino de negocio. Eso es lo que me frena; si vos vas a usar mi vida para ganar plata para Manzano, no me divierte.

—¿Eso significa que tenés una postura respecto de Manzano o qué…?
—No. No quiero que especulen diciendo: se enojó, tiene un ataque de ira para tener más rating. Yo estoy en el estante donde me pusieron: soy de mal humor, conflictivo, un sorete… Así como del otro cajón ponen a una horrenda y operada que dicen que es divina, y la más linda, en otro ponen: la más fea. Tiene que haber un límite para insultar o para calumniarte.

—Pero vas a “Intrusos” y a “Ponele la firma”.
—Estoy en un emprendimiento económico que hizo un empresario y no puedo no poner la cara nunca. Voy una o dos veces con Rial porque me deja hablar y no me acribilla a preguntas. Y con Polino porque me trata bien y con respeto. Pero muy poco. Hablar de la obra no le importa a nadie. Lo que importa es el quilombo.

—Más allá de la prensa, especializada y la otra, tus espectáculos son éxito y los número uno de la televisión, Tinelli y Susana, te quieren tener.
—Al público se ve que les gusto desde hace 52 años. El público no es tonto.

—Este año ¿vas con Susana?
—No lo sé. Los canales ahora no negocian más. Te dicen “¿te interesa?”. Si contestás que sí, les tenés que dar el número de tu contadora y ellos se comunican. Mi contadora, el año pasado, me dijo: “Gasalla, ¿qué quiere que haga, hablé hace una semana y no me contestaron nada?”. Y Susana salió a decir que era “caro, caro, caro”. Ahora está en Punta del Este panza arriba y dice “no vuelvo más”. Y bueno, ya no me muero por hacer eso.

—¿En “ShowMatch” te gustaría estar?
—No. Me parece que el programa de Tinelli es muy divertido de ver, pero hacerlo es medio complicado. Tenés que meter todo de vos en eso, y no estoy tan dispuesto a exponerme.

—Siendo actor, ¿no podés entrar y salir?
—Eso no es actuar. Vos tenés que ir a lo de Tinelli a poner lo mejor como profesional y como persona, pero también lo peor como persona. No se puede pelear tanto de mentira. En algún momento estallás si te dicen veinte veces sorete. No es para mi temperamento porque no me quiero pelear. ¿sabés de dónde viene la palabra pelear? De pelo. Pelearse era agarrarse de los pelos.

—¿Qué pensás de Tinelli?
—Es como el golden boy, el chico de oro. Alguien que la pegó casi desde el primer día, supo reinventarse, y no podemos negar que sabe el gusto de la gente. Por otro lado, es híper profesional, es el único que tiene a un canal donde hace lo que quiere y que pone en funcionamiento un aparato que le da de comer a un montón de personas. Eso para mí tiene un valor. Es educado, no es agresivo ni con los que lo cagan. No se mezcla en las peleas, hace pelear a los otros, pero no se mete. Tiene una gran habilidad como conductor. Y tiene todos los ingredientes que gustan: es hiper millonario, tiene pinta porque es un tipo de 50 años y está espléndido, está lleno de hijos y eso siempre es bueno, y es muy generoso cuando trabajás con él.

El actor, además, se refirió al polémico episodio ocurrido hace algunas semanas, cuando suspendió una función al retirarse enfurecido del teatro: “Tengo poco umbral a esta altura de mi vida. No aguanto. Voy a hablar por un cartel. Hay 10 o 12 espectáculos en el mismo edificio, es mucho para promocionarlo. Bueno, había carteles adentro del hall que los ponían delante de mi cara. Fui a hablar con el dueño de la sala, no estaba, el que la alquiló, el productor de mi obra y no estaba ninguno. Esperé, esperé y me vine. Y la otra vez fue por el aire acondicionado. Si contratás a alguien que llena el teatro, permitile que trabaje cómodo”.

Fuente: Exitoina

edit post

Comments

0 Response to 'Gasalla: “En ShowMatch no se puede pelear tanto de mentira”'

Publicar un comentario